Dan igual los años… ¡El espíritu de doña Carmita permanece joven y coqueto!

Por eso, tanto Nisamar, su voluntaria, como ella, aprovechan cada vez que se ven para dar un paseo y visitar alguna que otra tienda. Para las dos, estos momentos son maravillosos, despejan la mente, se rien juntas y si cae algún autoregalo, mejor que mejor

¡¡¡¡Volvemos muy pronto con más noticias de nuestra GUATA Santa Úrsulera!!!