Doña Arcilia es puro amor y no puede estar más feliz con su voluntaria Pino, con quien cada tarde hace una actividad diferente. Nos ha querido enseñar muy orgullosa uno de sus últimos mandalas pintado por ella…Y es que su cara lo dice todo….

Muchas gracias por compartir estos maravillosos momentos que sin duda, son los que nos hacen seguir luchando por este precioso proyecto.

¡¡Volvemos muy pronto con más noticias de nuestra GUATA Santa Úrsulera!!!