Más de dos años hace que se conocieron Doña Soledad y  su voluntaria Susana. Ambas, han forjado una amistad y se siguen emocionando cada vez que se ven. Los abrazos, las risas y las confidencias son los protagonistas de cada encuentro. Que esta amistad dure por siempre.

¡¡¡¡Volvemos muy pronto con más noticias de nuestra GUATA Santa Úrsulera!!!